Qué se considera vivienda habitual

Una vivienda habitual podría ser aquella en la vives la mayor parte del tiempo. Pero es importante saber, por ejemplo, qué entiende Hacienda como vivienda habitual, ya que un error en este sentido podría traer consigo penalizaciones.

Es por eso que vamos a explicarte todos los matices de este concepto.

Cuál es mi vivienda habitual

Para que un piso se considere tu vivienda habitual debes residir en él de forma permanente. Y, según Hacienda, eso se traduce en un mínimo de 3 años vivienda en un mismo lugar de forma continuada.

Por eso, si cambias de casa pero llevas menos de tres años en la nueva, será la anterior la que conste como vivienda habitual. Siempre que el cambio se deba a un divorcio o separación, a exiencias laborales, al desempleo, a una enfermedad o discapacidad.

En el caso de la separación o divorcio, para que se siga considerando tu vivienda habitual, tendrá que seguir tu ex pareja en ella.

Cuando se trata de una vivienda nueva, se considera habitual si llevas allí al menos 12 meses desde que terminasen las obras o la comprases.

Y si tienes varias vivienda, se consideraría habitual, aquella en la que pasas al menos 183 días al año. Esto incluiría a cualquier tipo de anexo a la vivienda, como garaje o trastero.

Una recomendación es que te empadrones en tu vivienda habitual desde el primer momento.

Cómo demuestro que es mi residencia habitual

Este punto es más controvertido, sobre todo si tienes varias viviendas y debes cumplir en una de ellas esos 183 días anuales de los que hablábamos en el punto anterior.

Para estos casos, Hacienda recopila las siguientes acreditaciones que demostrarían si se cumple con la normativa o no. Y entonces es labor tuya considerar estos indicios:

  • Si estás empadronado en el inmueble en cuestión.
  • Al hacer la declaración anual pones los datos de ese inmueble como tu domicilio fiscal.
  • Las facturas de los suministros principales de la vivienda equivaldrían a esa estancia mínima de 183 días para verificar que has estado durante ese tiempo.
  • Un detalle importante es la distancia que separa el inmueble de tu lugar de trabajo y debería ser menor que en el resto de viviendas o inmuebles que poseas para ser más coherente.
  • Y, finalmente, el fisco también valorará la distancia que separa el inmueble de tu centro de salud habitual.

Como ves, no se dejan nada al azar cuando se trata de verificar datos.

Diferencias en las hipotecas

Uno de los contextos en los que podría interesarte tener o no una vivienda habitual es a la hora de pedir una hipoteca. Y es que hay bancos que te conceden un porcentaje diferente de capital para cada caso.

De esta forma y con la tasación oficial como referencia, podrían ofrecerte un 90 % del valor del inmueble para una primera vivienda y un 80 u 85 % del valor si se trata de segunda vivienda o más.

Diferencias en la declaración según el tipo de vivienda

Resueltos los puntos anteriores, falta hablar de las implicaciones que tiene cada tipo de vivienda.

  • Por ejemplo, hay que incluir la vivienda habitual en la declaración del IRPF, aunque no genera rentas. Pero sí podrías tener ciertas deducciones si la compraste antes del año 2013.
  • Si posees otras viviendas que sí te generan rentas, tendrás que declararlas, añadiendo los ingresos que percibes como frutos del capital inmobiliario que posees.
  • Si de tu otra u otras viviendas no percibes rentas ni tampoco son tu vivienda habitual, deben constar como viviendas con imputación de rentas inmobiliarias.

Un conflicto surgiría si vas a cambiar de casa, pero compras la nueva antes de vender tu vivienda habitual. Porque en ese caso deberías tributar por tu compra como si fuera una ganancia patrimonial, aunque no lo sea.

Por eso es mejor que primero firmes la venta del inmueble o vivienda habitual y reinviertas ese dinero en la nueva vivienda. De esta forma te ahorrarías algunos impuestos.

Esperamos haberte ayudado a tener un poco más claro cuáles son las implicaciones de tener una vivienda habitual y cuál es la indicada.

No obstante, en RED Oriol podemos ayudarte con cualquier duda que pueda surgirte y si estás buscando piso, no dudes en contactar con nosotros ¡pondremos nuestra experiencia a tu servicio!

¿Te gusta este artículo?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest