Qué es el Contrato de Arras de una vivienda

Qué es el Contrato de Arras de una vivienda

El contrato de arras de un inmueble es un documento generado durante la operación de compraventa. En dicho documento, el comprador y el vendedor exponen su voluntad de realizar la transacción. Todo bajo las condiciones que se detallan.

Y de esta forma plasman su compromiso fijando un determinado margen de tiempo. A la vez y para sellar el acuerdo escrito, el futuro dueño del inmueble hace entrega de una señal.

Con ese dinero la propiedad queda reservada hasta el día de la firma. Y así se demuestra también la voluntad de adquirir realmente la propiedad.

Otros detalles de un contrato de Arras

Lo que realmente importa en el contrato de arras son las consecuencias legales que enfrentan las partes ante algún incumplimiento.

De igual manera, el documento sirve de base para redactar la escritura en el proceso de compraventa del inmueble. Así que anexa todos los detalles de la transacción y los acuerdos llevados a cabo entre los involucrados.

Por ejemplo, si pactan repartir el pago del IBI entre en el vendedor y el comprador, este documento le da responsabilidad legal al acuerdo. Ya que este pacto se refleja en él.

Diferencias entre el contrato de arras y la señal

Ya has visto que un contrato de arras es el documento que establece las condiciones acordadas entre el comprador y el vendedor. En cambio, la señal es el pago de anticipo que hace el comprador al vendedor para que el inmueble se reserve oficialmente. Por lo que no podrá ser vendido a otra persona.

Por otra parte, el contrato de arras establece la posibilidad de renunciar a la compra o venta de la vivienda. Asimismo, establece la penalización correspondiente para quien incumpla con el plazo establecido o cualquier otro requisito contemplado en el documento.

Cuando el comprador es el que desiste en la operación, solamente pierde la señal. Pero, si el vendedor es quien retrocede en la operación, tiene varias consecuencias.

Tendrá que devolver las arras penitenciales al comprador (el capital aportado para sellar el acuerdo), debido a los perjuicios ocasionados y al incumplimiento. Y, en ocasiones, tendría que pagar una cantidad similar de su bolsillo para compensar el daño causado.

Porcentaje de la señal a pagar en el contrato de arras

La cantidad habitual a fijar como señal en el contrato de arras va desde el 5 al 15 % del total a pagar por la vivienda. Sin embargo, cada operación es diferente y el vendedor puede solicitar la cantidad que considere adecuada, siempre y cuando la otra parte acepte.

Tipos de contratos de arras

Vamos a ver los distintos tipos de contratos de arras que existen y sus principales diferencias.

Arras confirmatorias

Es aquella en la que el comprador entrega un anticipo de pago al vendedor de manera obligatoria para reservar el inmueble.

Sin embargo, esta operación de compraventa no tiene desistimiento. Es decir, las partes no podrían echarse para atrás y si una de ellas incumple, la otra puede obligarle a seguir mediante demanda por daños y perjuicios.

Arras penitenciales

Son muy comunes y permiten que el comprador o vendedor puedan desistir libremente. El dinero entregado es solo una garantía de cumplimiento del contrato de arras.

Pero el comprador puede retractarse renunciando a la señal o el vendedor entregando el doble del capital anticipado. En este tipo de contrato ninguna de las partes puede demandar a la otra por daños y perjuicios o cumplimiento obligatorio.

Arras penales

Son equivalentes a una cláusula penal y en ella se establece el coste de la penalización, sin perjuicio para instar judicialmente el cumplimiento obligatorio de lo pactado en él.

En resumen

El contrato de arras de una vivienda ofrece seguridad a las partes. Porque se trata de un documento vinculante en el que, tanto vendedor como comprador, se comprometen a seguir con el proceso hasta el final.

En él redactan los términos y condiciones del acuerdo, así como fechas de su cumplimiento o cantidad a satisfacer. Y a la vez, añaden una entrega de dinero a cuenta de la operación para dar formalidad al documento.

No obstante, si tienes dificultades para redactar dicho documento o no sabes qué formato es el más conveniente para tu caso ¡podemos ayudarte!

Ven a vernos y contaremos todos los detalles, además de ayudarte en todo el proceso de compraventa. Pondremos toda nuestra experiencia a tu servicio. Te esperamos.

¿Te gusta este artículo?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest