¿Qué debes de tener en cuenta antes de firmar un contrato de alquiler?

Antes de proceder a la firma de un contrato de alquiler, como nuevo inquilino, debes comprobar el inmueble para evitar sorpresas desagradables. Pero también hay otros pormenores que te interesa averiguar.

Por ejemplo, tienes que revisar que quien te está alquilando la vivienda realmente sea el propietario y que es lo que dice ser. Puede que suene exagerado para ti, pero es un trámite simple que no demora mucho tiempo y que te permite ahorrarte problemas.

Asimismo, concretar los pagos y obligaciones o comprobar el estado de la vivienda debería ser otra preocupación básica. Pero antes de que te preocupes de más, vamos a ver con detalle todas estas variables que debes tener en cuenta en el momento de firmar un contrato de alquiler.

Verifica correctamente el contrato de alquiler antes de firmar

Es un aspecto importante detenerse a verificar el contrato de alquiler del inmueble en el que vas a vivir. Así evitarás males mayores antes de verte en la tesitura de tener que solventarlos. Es decir, prevenir antes que curar.

Por este motivo, es aconsejable que formalices tu contrato por escrito tras el acuerdo de las partes. Y asegúrate de leer cada cláusula con mucho cuidado para no aprobar algo inconscientemente y que pudiera traerte problemas.

Si tienes dudas sobre algún punto del documento la mejor opción es preguntar hasta solventarlas. Inclusive, no importa si tienes que llevarte el contrato a tu casa para poder leerlo con detenimiento antes de aceptar.

Y, claro, si no comprendes algo es mejor que no lo firmes ya que, una vez que lo hagas, será demasiado tarde. Entonces, asegúrate de no concretar nunca una negociación en la que no tienes todos los puntos claros.

Duración de un contrato de alquiler

Tanto la renta como el tiempo del contrato de alquiler son los acuerdos pactados entre las partes involucradas. En este orden de ideas, la duración de este tipo de negociación es libre, a pesar de que no es del todo cierto.

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) indica que, si pactas un contrato de alquiler por menos de 3 años, hay una prórroga en el documento obligatoria para el propietario y potestativa para el inquilino.

Bajo esta nueva normativa, que agrega cambios en la Ley de Arrendamientos Urbanos, se puede ampliar la duración de los contratos de alquiler.

Además, la prolongación es obligatoria, por lo que puedes ampliar la prórroga de forma tácita. Es decir, pasar de uno a tres años. Y esto significa que, al culminar los primeros cinco años, tienes opción a prorrogar por tres años más.

Vivienda con cédula de habitabilidad

Otro aspecto que debes considerar es certificar que el inmueble posee la cédula de habitabilidad correspondiente. Es un documento que garantiza que la propiedad está en condiciones aptas para ser ocupada.

También, es un certificado necesario para poder dar de alta los suministros de electricidad, gas y agua. Y, antes de proceder a firmar un documento de alquiler, es recomendable que revises a fondo el inmueble para certificar que cumple con tus necesidades.

Fíjate en las cosas que influyen en tu calidad de vida, tales como la entrada de luz natural, ruidos molestos, ventanas y puertas en buenas condiciones, etc.

También, comprueba si el edificio es antiguo, ya que las instalaciones eléctricas de agua y gas puede que no funcionen adecuadamente. De hecho, para que tengas más tranquilidad, solicita un certificado de inspección de gas al dueño.

Otra opción es acudir al lugar en otro momento y preguntar a los vecinos por la vivienda, el dueño o inquilinos anteriores. De esta forma conseguirás referencias interesanes.

Y, en el momento de la visita, no dejes de comprobar interruptores, armarios y cualquier electrodoméstico que se incluya, así como su estado. Incluso puedes solicitar que se fotografíe cada espacio de la vivienda para adjuntar los documentos al contrato y que estos sean firmados por las tardes.

Finalmente, si queda algo por arreglar o revisar, siendo que el dueño se comprometa a hacerlo y tú lo aceptes, debes asegurarte de que este acuerdo se incluye en el contrato. Añadiendo asimismo una fecha máxima para hacerlo efectivo.

No obstante, si te surge cualquier duda, siempre es mejor que acudas a profesionales que puedan respaldarte y confirmar cada detalle. Como los que formamos parte del equipo de Red Oriol, Orihuela. Te esperamos.

¿Te gusta este artículo?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest