Esta estructura extraña era la casa de Robert Bruno, un artista escultor que comenzó a construirla en 1973 y quedó inacabada en 2008 por la muerte del creador. Pasó sus últimos días en una de las habitaciones de la casa pese a estar inacabada, quiso sentir la sensación de vivir en su gran obra maestra, la sensación de vivir en un lugar único y diseñado completamente por él.

Uno de los vecinos de Robert Bruno es el encargado de mantener la casa y hace de guía turístico del edificio. Muchos lo han animado para que termine la obra pero esta sigue tal y como la dejó Bruno para honrar los deseos de este y para que el trabajo de otros no empañe la obra maestra de este artista californiano.

¿Y a ti? ¿Te gustaría vivir en una casa única de acero sobre un acantilado?

Compártelo:
WhatsApp chat